23 de octubre de 2013

Antología de relatos participantes en el sorteo.

¡Hola a todos!
Como prometí, aquí están publicados los relatos de los participantes del sorteo, espero que los disfrutéis tanto como lo he hecho yo, son fantásticos.


Relato de Mey-su, administradora del blog The Dream to Yggdrasil

“Eso Vale más que Tú”

Desde siempre se sintió como pez fuera del agua: asfixiada, agotando la poca respiración que poseía, y muriendo lejos del único entorno que le brindaba ese hálito de oxígeno necesario para seguir en su empeño de sobrevivir.


Ellos crearon con sus mentiras, gritos, sermones, comparaciones y bofetadas justificadas en la rectitud de un alma perdida, una entidad diferente de la que recordaban de antaño, cuando tan solo era una niña. Por ello, tras lo que había ocurrido, tanto por los efectos internos como los que recibía del propio exterior se forzó a cambiar, a protegerse a sí misma, a dejarse influenciar por todo aquello que caía con dureza sobre sus delgados hombros. Mutando para todo aquel que se consideraba cercano a ella, el cambio fue mayúsculo y, apática, decidió evitar el máximo contacto con los que fueron detonantes de su decisión. 


Un día, presta a la rutina, un nuevo enfado cayó cual tormenta de mayo sobre ella. ¿Su error? Pudo haber sido la torpeza que la caracterizaba, o quizás el descuido de un mal soporte; pero el desenlace fue el mismo. Dio igual sus explicaciones, sus excusas, su pragmatismo… o el intento de enmendar su equivocación: el enfado empañó aquella escena, mientras las amargas y detractoras palabras se clavaban, cuales dagas, en su maltrecho cuerpo. 


“Eso Vale más que Tú”

Fijó su mirar en el objeto hecho pedazos, fruto del descuido, y negó una y otra vez. ¿Eso era…, más importante que su vida? No. Esa persona estaba molesta y la sangre le hervía, haciéndole decir semejantes barbaridades, puede que motivada por los recuerdos vinculados a aquella estatuilla.

Sin embargo, el daño ya estaba hecho y cedió…, apenas importándole lo que aquello significaba. Una tras otra, sumó cinco… ¿o fueron seis? ¿Quizás siete? ¿O puede que ocho? Perdió la cuenta, a decir verdad. Tan solo, motivada por el anhelo de no haber nacido, de desear desaparecer, de buscar morir…, se abandonó en manos del destino, eclipsando su mirada.

Exenta de toda esperanza, a las puertas del desmayo, recordó entonces esa promesa, aquella que la obligó a abrir y alzar la mirada al techo y que, seguramente, la impulsó a provocarse las nauseas mediante el índice y el corazón de la diestra. La promesa de un futuro lejos de allí, junto a él, frenó su intento de autodestrucción. Bañado su rostro en lágrimas, el murmullo del teléfono al comunicar se asentaba en el 

pabellón de su oído… hasta que su voz respondió, tras una breve pausa.

- ¿Cariño?



Y por fin respiró aliviada.



Poema-relato de Arya, administradora del blog El rincón de Arya

La princesa del lazo rojo.

Una princesa en un mundo encantado
Encantado por magia y amor
La princesa del lazo rojo ha enfermado
Enferma está por llanto y por dolor
Llora por su príncipe encantado
Le duele por no conquistar su corazón
El corazón de la princesa sigue embrujado
Embrujado entre las garras de un dragón
El dragón es un ser malvado
Un ser creado del sufrimiento
El sufrimiento fue creado de su estado
Su estado es su remordimiento
El fuego de la bestia guarda el tesoro
El tesoro es una caja de marfil
Una caja sellada con oro
Que solo el príncipe puede abrir
El dragón es un ser creado por las lágrimas
Lágrimas de una princesa pesimista
El pesimismo reflejado en sonrisas cándidas
Sin darse cuenta que su dragón es ella misma
Ella es su amor
Su amor es su cielo
Su cielo es su dolor
Su dolor la arrastra por el suelo
Y decidió esconderse en una torre muy alta
Alta, para alejarse de su príncipe
Dejaría de hablar si hacía falta
Le faltaba lograr evadirse
Y el príncipe que quería rescatarla
No sabía que hacer
Si mataba al dragón para salvarla
Eso la haría perecer
Sin tener una respuesta correcta
Esperó en el balcón
En el balcón la princesa
En su corazón el dragón


El relato de Anaïs, administradora del blog Poesía eres tú


Así soy yo


Voy muy rápido.Cuando siento algo fuerte
hago que se me escuche. Algo entra en mi
y al momento sale, entra y sale, entra y
sale. Y así sucesivamente. Cada vez me
agoto más y por eso no tengo la misma
potencia que cuando era joven, aun así,
yo sigo. Poco a poco, a lo largo del
tiempo me voy desvaneciendo, y puede que
suene algo egocéntrico, pero sin mi no
se puede vivir. Y esta es mi historia, la
historia de un triste corazón al que le
entra la sangre en cada momento de su vida,
sin descanso. Al que cuando alguien se
enamora nota mis latidos como si le
susurrasen al oído, aunque solo esa persona
lo puede percibir. El que a lo largo del tiempo
envejece y en el momento en el que yo dejo
de vivir, el cuerpo de esa persona deja de
responder. Así soy yo.


El relato de Irene, administradora del blog Mi Rincón de los Libros

Un esqueje de luz



Era oscuro, yo me movía dentro de una especie de recipiente lleno de un jugo que parecía agua, allí dentro se estaba muy bien, no hacía nada de frío, aunque yo estaba desnuda.


Un día, al atardecer, vi un esqueje de luz que me intrigaba y decidí que tenía que ir a investigarlo. De repente, unas manos me cogían y me ayudaban a pasar por aquel agujero que me llevaba a la luz. Yo me preguntaba que debía haber allí, cerca de la luz. Habiendo salido, vi un mundo diferente, un mundo diferente a aquel que parecía un recipiente y que al fin y al cabo no era más que el vientre de mi madre.


Era un mundo lleno de amargura, egoísmo y maldad, incluso yo, me fui olvidando de aquella calma que había en el vientre de madre.También era un mundo con contaminación, y la gente que vivía no pensaba en lo que podía pasar si seguía así. Aquel mundo, en un primer momento, no me gustó pero finalmente me acostumbré.


Ahora tengo 17 años y ese mundo diferente, aquel que yo veía con ojos de niña sigue siendo el mismo. Sin embargo soy feliz de vivir en un mundo que no sabes dónde te llevará o simplemente que hará de ti.


A veces pienso que este mundo es tan sólo una réplica, una copia, una imitación de un mundo real, un mundo en que la gente se quiere y valora, y que cuando todo haya acabado iré a vivir en este mundo.


No pienso que para entrar haya distinción entre buenos y malos, no creo que sea un cielo como el que siempre nos han hecho creer, aquel que Dios premia a los buenos y los envía al paraíso y castiga a los malos y los envía al infierno.


¿Pero realmente existe este mundo? ¿Realmente puedo creer que iremos? Bueno, no sé, no sé si éste existe pero quiero creer que sí, que en un futuro, cuando todo acabe y no quede nadie en esta Tierra, sin distinciones, iremos todos a aquella tierra en que sueño cada noche.


Lo escribí cuando tenía 17 años, ahora tengo 31. El mundo no ha cambiado mucho, pero en él he encontrado personas dulces, altruistas y buenas. Y he decidido que son las que me van a acompañar en mi camino hacia ese mundo que soñaba cuando era pequeña. Y de esta forma he ido descubriendo que si lo consigues; si consigues rodearte de las personas que tú quieres; te sientes la persona más afortunada del mundo.



Y estos son, son preciosos, ¿verdad?
¿Hay alguno que os guste en especial?

4 comentarios:

  1. Me gustan todos, cada uno es especial en su forma y en su fondo. Felicidades a todas por ellos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Todos me han gustado mucho pero el que más La princesa del lazo rojo. Enhorabuena a todos!!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que me han encantado todos!!
    El más especial puede que (para mi) sea La princesa del
    lazo rojo. Pero es que todos son increíbles :')

    *Pequeña aportación:(no pasa nada, pero) te has equivocado un poquitín en mi nombre, se escribe Anaïs ^^

    Un besito y gracias por publicar mi relato junto con
    esas maravillas en tu blog :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona Anaïs, ahora mismo lo corrijo. Me confundí de lugar al ponerlas jeje.
      Un beso!

      Eliminar

Ñam ñam ¡Gracias por alimentarme! Estoy deseando saber lo que piensas.
Recuerda siempre hablar desde el respeto.
Acepto un poco de spam, algunos los borraré después de visitaros.