8 de febrero de 2013

IV

- Dhan, esto es asqueroso - sacó la espada de la criatura y limpió la pringue verdosa en el matorral que tenía al lado - ¿No podemos entrenar con otra clase de bichos?

- ¡El resto de los bichos no son... AH! - esquivó el mordisco del burm justo a tiempo y lo ensartó contra el suelo, llenándose los pantalones y las botas de la sangre - Ugh, si que da asco. Pero es la única opción que tenemos, no querrás enfrentarte contra un oso pardo tú solo, ¿o ya te atreves? Además, estos bichos son bastante rápidos.

- Creo que no estoy preparado para esto... - el joven suspiró y se sentó en una roca - Matar bestias no es como matar personas, no creo que sea capaz de matar a un hombre y ver cómo la luz de su mirada se apaga por mi culpa.

Dhan le puso la mano en el hombro a su amigo - Allen, recuerda por qué estamos aquí, tenemos un hogar que proteger, un reino que recuperar. No pienso servir a los que han traído la muerte y la miseria a nuestra tierra.

- ¡Ni yo!, pero tal vez esto no sirva para nada. La Resistencia del Alba necesita verdaderos guerreros, no unos aficionados que sólo se enfrentan a burms salvajes.

- No te preocupes, ya he pensado en eso. Mañana nos iremos a Urben.

- ¿Urben? ¿Y qué se nos ha perdido a nosotros en esa ciudad de mercenarios? Allí sólo hay comercios y marineros borrachos.

- Deja que te cuente. Ayer fui a la alforja de Ernst para que afilase mi espada y me comentó que había llegado a Urben un maestro espadachín que va en busca de la Resistencia.

- Déjame adivinar... - Allen puso los ojos en blanco y sonrió.

- Eso es. Iremos con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ñam ñam ¡Gracias por alimentarme! Estoy deseando saber lo que piensas.
Recuerda siempre hablar desde el respeto.
Acepto un poco de spam, algunos los borraré después de visitaros.