9 de agosto de 2013

Historias de Fin de Semana

¡Hola lectores ocarinos!

¿Recordáis que hace unas semanas Irene, del blog Mi rincón de los Libros, inició en su blog la actividad "Historias de Fin de Semana"? Fui una de las afortunadas en participar en la historia de esa semana y ¡hoy vuelvo a hacerlo! Por si no recordáis la mecánica o si queréis leer algunas de las historias que ya hay completadas os dejó aquí el enlace a la sección. 



Anduriña (escritora de Mundos Paralelos, Vidas cruzadas) - Página de la escritora

Corre, corre, corre, corre… solo puedo repetirme lo mismo una y otra vez, no puedo permitirme el lujo de distraerme en otras cosas, no ahora, ahora que los tengo justo detrás. No sé cuánto tiempo llevo corriendo pero siento que las fuerzas empiezan a flaquearme. De pronto noto cómo una pequeña flecha pasa rozándome la oreja izquierda. Conozco esas flechas, claro que sí, las conozco demasiado, yo misma fabriqué cientos de ellas, por lo que sé de sobra que tengo que evitarlas a toda costa, a nadie le gustaría probar su veneno. Me agacho instintivamente y empiezo a desplazarme corriendo en zigzag. Según el plano tengo que estar cerca del lago, pero las dudas me asaltan de nuevo, ¿y si no hay ningún lago? ¿Y si todo nuestro esfuerzo está siendo en vano? ¡NO!
Corre, corre, corre, corre… estoy adentrándome cada vez más en el bosque, separo las ramas como puedo, pero muchas me golpean la cara sin compasión. Otra flecha me roza arrancándome un poco de pelo, pero solo me permito soltar un pequeño grito de dolor. Me aterroriza mirar atrás y sigo corriendo, aunque sé que no aguantaré mucho más, empiezo a ir más despacio, me cuelo tras un gran montículo y me detengo apoyando la espalda en la pared rocosa. Las arcadas empiezan a invadirme y apenas puedo respirar. Los oigo acercarse y miro a mi alrededor, solo hay árboles y una pendiente descendente. No puedo rendirme y comienzo a bajar de nuevo. En algún momento las piernas me fallan y me caigo dando vueltas, intento agarrarme pero solo consigo cortarme en una mano, cuando por fin me detengo me quedo inmóvil, aunque no por voluntad propia, simplemente me rindo, mi cuerpo no puede más y pienso, inevitablemente que es el fin.
Vamos, vamos, vamos… ahora no soy yo la que habla, no, definitivamente esa voz no proviene de mi cabeza. Mis sospechas se confirman cuando siento cómo me ayudan a levantarme unos delgados pero fuertes brazos y me dirigen a un gran agujero en el que me dejan caer, a duras penas contemplo cómo mi rescatador se mete a mi lado y pone sobre nosotros una tabla camuflada con todo tipo de hojas y ramas que nos hace invisibles al exterior.
—No hables ni respires —me susurra— ya vienen.
No se lo discuto, ni siquiera le contesto, solo intento ocultar el temblor de mis piernas cansadas y cierro los ojos esperando a que abran la trampa y nos descubran.

El tiempo se detuvo por completo. No sabía cuánto tiempo llevábamos ahí abajo, ¿10 segundos? ¿10 horas? el tiempo necesario para recuperar el aliento. No entraba ni un atisbo de luz, todo estaba tan oscuro que no podía ver a mi rescatador, pero el espacio que nos separaba era tan pequeño que podía sentir su pecho hincharse al respirar.

  Vamos fuera  dijo  ya se han ido.

Me ayudó a salir del agujero y subió detrás de mi. Entonces le vi, era muy joven. Tan sólo uno o dos años mayor que yo. Era muy alto y, aunque delgado, se apreciaba en sus brazos la fuerza y resistencia de un guerrero experimentado, lo que más llamaba la atención de su aspecto era su cabello gris que, alborotado  y junto a sus ojos negros, le daban un aspecto salvaje. Llevaba en su espalda un arco y un carjac de flechas, y en su cintura se  podían apreciar unas dagas enfundadas.

 — ¿Quién eres?  — Le pregunté  — ¿Y por qué me has ayudado?
 — No esperaba quejas al respecto  — Sus ojos se estrecharon para observarme  — Soy Phalantas, soy un guerrero del bosque. Y te he ayudado porque pensé que necesitabas ayuda.
 — Guerrero del bosque... es la primera vez que lo escucho, ¿cuál es la ciudad de la que provienes?.
 — No provengo de ninguna ciudad, el bosque es donde nací, es mi hogar.

Por lo que ella sabía, ese bosque estaba deshabitado, pero existían leyendas que hablaban de los guerreros  que custodiaban el lago y lo protegían de todo aquél que quisiera acercarse. Si alguien podía ayudarla a encontrar el lago, era él.

 — ¡Si vives aquí tienes que saber dónde se encuentra el Lago de Plata!  — el rostro del guerrero se endurecía mientras hablaba  — Si sabes dónde está, tienes que ayudarme a llegar hasta él.
 — No sé de qué lago me hablas, en este bosque no hay ningún lago.

 No podía ser cierto. Llevaba viajando casi un año, preguntando a todos los aldeanos y juglares, en tabernas y posadas, buscando a alguien que me ayudase a encontrar el paradero del Lago de Plata. Cuenta la leyenda que el agua de este lago puede curar todos los malestares y enfermedades, del cuerpo y el alma, no importa de qué se trate. Hasta ahora pensé que estaba buscando una quimera, pero si los soldados reales trataban de detenerme significaba que tenía que ser cierto.

 — Por favor Phalantas, sé que el Lago existe, tiene que ser real, algo dentro de mí me dice que es así. Y tengo que encontrarlo, porque si no lo hago, la vida de mi padre y la de los ciudadanos de la Ciudad de la Luz correrán un grave peligro.

Miré al guerrero a los ojos, no iba a arrodillarme ante él para pedirle ayuda. No iba a negar que la necesitaba a toda costa, pero con su ayuda o sin ella, encontraría el Lago. No podía rendirme ahora que estaba más cerca que nunca.

~
Palabra que tenéis que usar en la continuación (Entrañas)

Me gustaría que siguieran la historia Kelly y Mara, de Tacto de Libro

Normas 
    • Sigue la historia y deja una palabra entre paréntesis para que el siguiente pueda incluirla en su relato.
    • Mándala otro blog y avísale para que pueda seguirla.
    • El juego acaba el miércoles 14/08/2013.  La persona que reciba la historia el miércoles deberá terminarla, el jueves se publicará la historia completa en Mi Rincón de los libros.
    • Hacerse seguidor de los blogs que participan en la Historia. (no es una obligación sino una sugerencia ;P)
  • Si no quieres participar, avisa al blog que lo envió para que pueda enviarlo a otra persona.

¡Espero que os guste cómo va! 
Avisaré al blog al que se la mando para que la siga.

¡Un beso!

10 comentarios:

  1. O_O me encanta! Gracias por participar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, me alegro, viva la inspiración *o* espero que siga así con ritmo.
      Un beso guapa, ya sabes que cuando quieras me apunto.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, cuando esté entera la publicaré :P

      Eliminar
  3. Que buena idea y que original!! Mañana mismo me pongo con ello, un saludo, Kelly.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Me alegro de que te haya gustado, esperaré con ganas leer tu parte mañana :P

      Eliminar
  4. oh qué idea mças interesante.

    Me gusta tu nueva cabecera :)

    ResponderEliminar
  5. Ya puedes leer la continuación de la historia de fin de semana en mi blog!!!

    ResponderEliminar

Ñam ñam ¡Gracias por alimentarme! Estoy deseando saber lo que piensas.
Recuerda siempre hablar desde el respeto.
Acepto un poco de spam, algunos los borraré después de visitaros.