29 de enero de 2015

Reseña. Toda la verdad sobre las mentiras ~ José Antonio Palomares


Título: toda la verdad sobre las mentiras
Autor: José Antonio Palomares
Editorial: Plaza & Janes
Año publicación: 2015
Número de páginas: 368
Autoconclusivo
Encuadernación: Tapa blanda con solapa
Género: Ficción moderna y contemporánea

¿Cuál fue la mentira más grande que tus padres te contaron de pequeño?


No me preguntes por los afluentes más importantes de la Península, ni por las ecuaciones de segundo grado, ni por las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique. En cambio, recuerdo el intenso sabor del ColaJet de limón, la rugosidad de las costras en mis rodillas, la barriga de John Wayne en los westerns de Primera Sesión, la ansiedad por conseguir chapas que no estuvieran dobladas, o la alegría de ver a Santillana Marcar un gol. Recuerdo la manera exacta en que el aliento de mi padre olía a Soberano; y la frase favorita de mi madre: <<¿Te crees que soy el bancospaña?>>. Recuerdo que la felicidad era el primer mordisco del dónut en el recreo de las once. Quizá recuerdo todas esas cosas porque están entrelazadas con el momento en el que descubrí por fin toda la verdad sobre las mentiras de mi familia.


Opinión personal

Debo decir que leer esta novela ha sido como conocer el origen de mi madre. No a ciencia exacta, porque mi madre se crió en un pueblo y no en una gran ciudad como Madrid, pero ha sido asombroso reconocer muchos de sus rasgos en esta novela. En cuanto la he terminado me la ha requisado para leerla ella.

Ángel, el hijo mayor de la familia, es un chico de unos diez años que, a fuerza de rutina, comienza a ver toda la verdad que hay tras las mentiras que le cuentan día a día. De la mano de nuestro joven protagonista vemos cómo es su familia: su padre, que trabaja de taxista; su madre, ama de casa y portadora siempre de la última palabra; su hermano pequeño, Miguel, el cual es un pequeño incordio; la guapísima tía Ana, que cambia de novio cada semana; y los abuelos.
Todo es normal, como siempre, van al colegio, meriendan bocadillos de fuagrás (el condenado fuagrás nunca se acaba), hasta que llega un día en el que el padre de Ángel le venda los ojos a su madre y al llevarla al salón... todo cambia.


La novela está narrada en primera persona por Ángel, él es el encargado de mostrarnos cómo es su vida con su familia. Nos encontramos a principios de los años 80 en Madrid, una época al borde del precipicio del progreso tecnológico.

He disfrutado como una niña chica leyendo esta novela gracias al autor. Yo soy de los 90 y sin duda cambiaron muchas cosas en diez años, pero la mayor parte de las cosas que nos cuenta José Antonio en su novela llegaron a mi infancia de la misma forma que al pequeño Ángel. Los sobres de Tang, el sobrecillo de medicamento sabor a naranja, los bocatas de fuagrás... ¡Los dibujos de Willy Fog! Yo también los veía. Es inevitable recordar nuestra infancia como tiempos mejores, cuando todo era más sencillo y no necesitábamos más motivo que el amenazador balanceo de la zapatilla de nuestra madre persiguiéndonos, para hacer caso.


<< - Sino me lo tomo pronto, ¿se le van las vitaminas, como pasa con el zumo?.                                                                               Mamá se dio la vuelta de pronto; creo que pensó que me estaba burlando de ella, porque siempre decía lo de las vitaminas y el zumo.>>


Ángel se encuentra justo en esa edad en la que aún tiene la mirada de un niño, pero se da cuenta de mentiras y excusas que su familia pone a su alrededor. Cuando mandan a él y a su hermano a jugar, sabe que es para que hablen solos los mayores, cuando se fija en que su tía tiene piernas o cuando su padre tiene una mirada distinta a la de siempre. Poco a poco, y a causa del cambio que se produce en su familia, Ángel empieza a entender las cosas que le rodean y encuentra respuestas a algunas preguntas como ¿por qué su padre tiene esa mirada extraña a veces? o ¿cómo es posible que a su madre le salgan moretones si nunca la ve tropezar?. Ángel va madurando y descubriendo la verdad, pero es una verdad que no siempre le va a gustar.

El personaje de Marta, la madre de Ángel, es casi una copia exacta de mi querida madre. Hacedora experta de croquetas, filetes empanaos con perejil. Siempre me mandaba a lavarme las manos, los dientes y la cara cada dos por tres, que no es el bancospaña, que se le van las vitaminas al zumo... sobretodo esta:

<< Pero a mi madre no le gustaban los bizcos [...] "¡Deja de hacer eso! Que como te dé un aire te vas a quedar así para siempre. [...] Como a hijo de la Pauli en el pueblo, bizco para toda la vida por hacer el imbécil, el muy subnormal.">>

Todavía se me saltan las lágrimas de la risa.

La novela tiene un ritmo tranquilo y agradable, con un vocabulario desenfadado y fresco, propio de un niño de la edad de Ángel, gracias a esto, la novela se hace una lectura muy ligera. 

Por último, añadir que me ha gustado mucho y he podido disfrutar de la historia de la familia de Ángel y de la nostalgia que me ha provocados los recuerdos de todas esas cosas de mi infancia. La recomiendo sobretodo a los lectores que, como yo, habéis nacido en los 90 o antes. A los demás también, por supuesto, pero los de estos años podréis disfrutar de todos los guiños y la añoranza que evoca la historia.


Muchísimas gracias a Plaza&Janes por el ejemplar.


14 comentarios:

  1. Hola :) no conocía el libro pero me ha llamado mucho la atención, ademas a mi tambien me apetece revivir aquellos tiempos. Otra cosa que me ha gustado es que el protagonista se da cuenta de todo. Y esque los niños seran niños pero tontos no. Un besito ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    A ver... últimamente me estás reseñando unos libros que no conocía y que me están apeticiendo mucho. Eso no es bueno!
    Creo que disfrutaría mucho de este libro porque en lo poco que has visto he reconocido a mi madre también! XD
    Y me encanta recordar todas esas cosas de la infancia.
    Lo quiero!!!!!!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola^^
    No me llama mucho siendo sincera, pero me alegro de que te haya gustado.
    besos!

    ResponderEliminar
  4. Anda! Que curioso, me ha entrado nostalgia.
    Me la apunto.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Anda! Que curioso, me ha entrado nostalgia.
    Me la apunto.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! No lo conocía pero sin duda me lo apunto, me ha parecido muy entrañable y seguro que me gusta :)

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Solo por el título ya me llama la atención. A ver si algún día lo veo baratito y puedo hacerme con él.

    ResponderEliminar
  8. Vi el libro hace no mucho y su portada me cautivó, me parece muy dulce. Siento mucha curiosidad por el libro y, por lo que dices, sí puede gustarme.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Alaaa! No conocía esta novela! Estoy segura que me va encantar!! Y seguro que pasaré un buen rato como tú, yo soy del 82, aunque intuyo que no todo va a ser nostalgia feliz...
    Gracias por la reseña, lo apunto!
    Un superbeso

    ResponderEliminar
  10. No conocía este libro, pero me ha sorprendido mucho y tiene una bonita edición*___*

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  11. Hola!!
    Pues no me llama la atención ni su portada ni su sinopsis
    Asi que lo dejare pasar
    Un Saludo!!

    ResponderEliminar
  12. Me llama muchísimo la atención!! Yo nací ya en el nuevo siglo, así que no creo que me sintiera identificada, pero estaría bien saber cómo eran los tiempos de mi madre...

    ResponderEliminar
  13. Ay, por favor, pero qué cuca... qué portada... qué título... Me encanta. lo quiero. Lo quiero! ¿He dicho ya que lo quiero? Y esas citas que has compartido... Ay........................... me he enamorao...

    ResponderEliminar

Ñam ñam ¡Gracias por alimentarme! Estoy deseando saber lo que piensas.
Recuerda siempre hablar desde el respeto.
Acepto un poco de spam, algunos los borraré después de visitaros.